¡COMAM!, ¡COMAM!, ¡COMAM!… Grito en Curitiba, hecho latido en Santiago; vida en Barranquilla, “Tierra de Colores”, donde llegamos volando distancias sobre el mar, cruzando montañas, atravesando fronteras para encontrarnos. Te espera el Hermano que te ofrece su mano; el abrazo fraterno; la palabra cariñosa que llega a lo más profundo de tu ser en esta América, América, América.

Los Masones y Masonas reunidos en Barranquilla, anhelando unirse aún más, llaman a todas las Obediencias del Nuevo Mundo, de la América cálida y morena a juntar sus esfuerzos para lograr la interrelación de todos los Hermanos y Hermanas que trabajan por la construcción de un mundo más humanitario y crean su historia, la historia de los pueblos americanos utilizando la LLANA para unificar los grandes ideales de la Francmasonería Universal.

Proponemos trabajar los símbolos y transmitirlos; abrir las puertas tan grandes como sea posible para que vengan aquellos que quieran crear, que quieran transformar y continuar este sueño de tener una cadena de unión infinita sin distingo de etnias, de género y de ritos que limitan innecesariamente nuestros trabajos Masónicos.

Barranquilla, Colombia, 12 de febrero de 2005.